Buscar

La inspiración del Covid-19



Muchas veces nos bloqueamos a la hora de diseñar, de hecho llevaba bastante tiempo sin diseñar un mueble, el trabajo se había vuelto una rutina de pagar facturas, viajar por trabajo, llegar a los timmings de los clientes, contratar seguros y pagar sueldos¿En que momento la cabeza puede imaginarse un taburete o una mesa cuando lo único en lo que piensa es en llegar a todas las exigencias del sistema?

Con todo este sin parar, llegó el Covid-19 a España y con él las limitaciones fueron aumentando.

Todos los proyectos se pararon en seco. No avanzaba la economía, las facturas seguían llegando. En ese momento solo había dos opciones, deprimirse y quedarse viendo las 10 temporadas de Friends en bucle o bajar cada día al taller así fuera a limpiarlo.

Entre escobazo y escobazo, entre aspiradoras y la reorganización del material, empezaron a surgir un montón de retazos de madera que había olvidado y acumulado cual Diogenes. Y ahí en medio de toda esa tristeza, esa tristeza e impotencia de no tener ni material para seguir trabajando en proyectos. Surgió la inspiración.

Al tener una limitación de material, tener las piezas contadas, todo se hizo más extremo y más divertido. No había margen para el error, y eso era aún era más divertido. De la nada empezaron a surgir estas montañas de ideas. Como el material en sí era de proporciones pequeñas en su mayoría, la cuestión no daba para más que hacer taburetes, y así aunque parezca mentira empezó la época de los taburetes en Verdllimona. Hasta volviendo a tener material, lo único en lo que podía pensar era en taburetes, me encantaba imaginarmelos tan polifacéticos como son: como macetero, como silla, como mesita, como apoyo para lamparas, parque para gatos...

A lo mejor eso es lo que tocaba ser en estos días tan complicados, polifacético y estable como un taburete.

0 vistas

©2020 by Verdllimona. Proudly created with Wix.com